0

Debido  a los anuncios comerciales que han bombardeado nuestro cerebro desde pequeños, tenemos la certeza de que un buen vaso de leche no es solamente delicioso sino que es nutritivo e indiscutiblemente necesario para nuestro desarrollo.

Es por eso que hoy hablaremos de este gran vaso de leche y sus consecuencias negativas en nuestra salud y en el ambiente. Cómo no creerle a nuestros padres cuando nos decían “tómate tu leche para que crezcas sano y con huesos muy fuertes” si ellos son nuestro ejemplo a seguir cuando somos niños, cómo no hacerle caso a esos anuncios en la televisión donde niños con capa de superhéroe y con un gran bigote de leche nos enseñaron que es necesaria.

Hoy tenemos afortunadamente acceso a toneladas de información de todas partes del mundo, videos, estudios científicos, que dejan en evidencia la falsedad de esta engañosa publicidad y hace que todo aquello aprendido choque con la realidad, ¿y cuál es esta realidad?… ¡la leche es dañina para nuestra salud!

Es impresionante cuando algo que damos por hecho resulta que es totalmente lo contrario a lo que pensamos, pero analicemos un poco, sólo un poco, usemos un poco de lógica para desenmarañar esta duda ¿Qué es la leche que tomamos? Fácil, es el alimento principal para el desarrollo de un bebé sano y fuerte que debe tomarse los primeros meses de vida, perdón, olvidé un dato importante, un bebé becerro. ¿Somos nosotros becerros? Pues no.

¿hay algún otro animal que tome leche materna en su edad adulta? No ¿Y otro que tome leche materna de otra especie? No.

Vergonzosamente somos el único animal que aún en su edad adulta consumimos leche materna de otra especie, quitando que la leche realmente está cargada con hormonas, pus (sí pus), antibióticos y sobre todo crueldad hacia los animales, ¿no les parece ridículo que sigamos alimentándonos como bebés becerros?

Existen estudios en los que se explica que no solamente nuestro cuerpo no está apto para absorber el calcio de la leche de vaca (especialmente la pasteurizada). Hoy en día hay más estudios que demuestran que la leche no protege a los huesos que los que demuestran que sí lo hace. Por lo que tomar leche desde edad temprana no sólo no te da “huesos fuertes” sino que aumenta tu posibilidad de tener huesos frágiles. ¿Qué tal?

Muchas personas piensan que ser intolerante a la lactosa es un padecimiento de nuestro cuerpo, pues les tengo una noticia, es normal no tolerarla, nuestro cuerpo no es apto para digerir la lactosa, ¿y sabes por qué? porque no somos becerros. Así como de adultos nos daría asco pensar en tomar un vaso de leche materna de una mamá lactante que no conoces, de igual forma debería darnos asco tomar leche materna de una vaca.

Algo que tampoco nos enseñaron es a pensar en todo el maltrato físico y psicológico que pasa una vaca para que produzca leche. Para producirla una vaca tiene que estar preñada (la inseminación artificial un tema doloroso que abordaremos en otra ocasión). Después debe tener a su bebé, pero obviamente este bebé no puede tomarse la leche que ella produce, porque ahora es para los humanos, entonces, después de 9 meses de estar embarazada se le arrebata a su bebé al momento de nacer. Las vacas forman lazos muy fuertes entre ellas y existen las pruebas de que las vacas lloran por días cuando les quitan a su bebé y corren kilómetros persiguiendo a quienes se los llevan de su lado para matarlo y venderlo como carne “tiernita” (tomar leche materna de otra especie, comer bebes, vaya que necesitamos cambiar).

Por si esto no fuera suficiente, después las llevan a espacios en los que no pueden moverse, las conectan a máquinas todos lo días, máquinas que las lastiman mientras succionan la leche que ella está produciendo para amamantar a su bebé, ¿no es algo triste? esto por lo general les causa infecciones muy severas (mastitis), y les hacen pasar por esto no sólo una sino varias veces, varios años, recordemos esto: sin bebe no hay leche.

Una vez que la madre no puede más por la explotación e infección, colapsa, entonces son arrastradas –porque no pueden pararse– hasta el lugar en el que las matarán.

¿Leche? NO GRACIAS.

Existen muchas opciones vegetales en el mercado, muy saludables y deliciosas, puedes encontrar de soya, almendras, coco, nueces, arroz. Recuerda que hacer pequeños cambios hace una gran diferencia.


Like it? Share with your friends!

0

What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
0
win
A %d blogueros les gusta esto: