Trending News

El interminable debate por un lenguaje que no discrimine

Por Triccia López Ibarra

Durante la lucha que han emprendido las personas con discapacidad para hacer valer sus derechos naturales, hay un tema en específico que ha sido discutido ampliamente por ellos y por las personas que han hecho activismo a favor de este sector de la población, incluso diversas asociaciones civiles conformadas por personas con discapacidad han pronunciado su postura y opiniones sin que entre ellas mismas hayan llegado a un acuerdo; se trata del lenguaje con el que debemos dirigirnos y referirnos a las personas con discapacidad, con el principal objetivo de evitar la discriminación.

Fue desde la Convención Internacional por los Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas (ONU), que se estableció este último término como el correcto, toda vez que se pretende que la discapacidad se vea como un asunto de derechos humanos y no como una cuestión de asistencia social. Como sabemos, el poco interés en las personas con discapacidad y la casi inexistente difusión, no nos está permitiendo formar sociedades informadas y sensibilizadas, mucho menos, que los encargados de aplicar las leyes y crear políticas públicas adecuadas lo hagan y con conocimiento de causa; desafortunadamente, gran parte de las acciones son más improvisadas porque obedecen estrictamente a intereses políticos, como ocurre en todos los rubros.

¿Necesitamos saber más de la discapacidad? Sí. Para aplicar las leyes que ya existen, para generar más políticas públicas adecuadas, para formar especialistas en la materia que aporten (con conocimiento de causa) para seguir impulsando la inclusión de las personas con discapacidad. Y es precisamente el lenguaje, la forma más sencilla para empezar a practicar la verdadera inclusión. ¿Cómo hacerlo desde el lenguaje?

Hemos fundamentado el término que es “correcto”, nos referimos a “Personas con discapacidad”; seguramente conocemos o incluso, hemos utilizado palabras diferentes. Aquí algunas referencias con sus respectivas razones para NO utilizarlos:

Capacidades Diferentes: este término tomó fuerza en México durante los primeros años del 2000, con el argumento de que todos poseemos capacidades diferentes, y sí, todos tenemos y desarrollamos capacidades diferentes, pero no se aplica ni describe a las personas que presentan ciertas limitaciones de índole física, sensorial o cognitiva. Ha sido complejo revertir el efecto de este término pues es muy común escucharlo y leerlo, sin embargo, no es correcto.

Discapacitado/a: Si bien es cierto que se desprende de la palabra “discapacidad”, el referirnos con este “calificativo” suele definir a una persona, como decir que es “moreno” o “güero”, siendo que esta característica no es única de la persona. Por ello, lo ideal es anteponer a la persona “con” discapacidad, de esta forma, nos referimos a una persona con un atributo determinado y que no lo describe como “discapacitado”. Otros términos erróneos son: inválido, impedido o minúsvalido, por la simple razón de que estas palabras llevan implícito el “menos”.

Hay otro término que ha cobrado fuerza en países como España y Argentina y es “Diversidad Funcional”; de hecho, ya ha sido incluido en el ejercicio periodístico. Dicha referencia fue propuesta por la Asociación Vida Independiente a nivel internacional, sin embargo, hay ciertos grupos integrados por personas con discapacidad que se manifiestan en desacuerdo al considerar que no define en sí, a la discapacidad.

Por lo anterior y en apego a los términos sugeridos por la propia Convención y organismos como la ONU, el lenguaje incluyente es: Persona con Discapacidad o “En condición de discapacidad”; persona con discapacidad motriz, sensorial, auditiva, visual, etcétera; y siempre anteponiendo a la persona.

Lo importante es que conozcamos la terminología para que, de alguna forma, comencemos a practicar la inclusión, sin olvidar que hay muchas otras maneras como, una sonrisa y un trato amable.

Comentarios: triccialopez@outlook.com

Share With:
Rate This Article
A %d blogueros les gusta esto: