Connect with us

Published

on

Se sitúa en sus antípodas ideológicas, pero es muy consciente de que le necesita. Bajo ese pragmatismo, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se reunió este miércoles en la Casa Blanca con su homólogo estadounidense, Donald Trump. El objetivo del encuentro era, en un momento de tensión, rebajar los instintos proteccionistas del republicano. Las férreas exigencias de Washington amenazan la renegociación del tratado de libre comercio con Canadá y México, en vigor desde hace 23 años. Y los elevados aranceles que Estados Unidos plantea imponer al fabricante canadiense de aviones Bombardier han desatado un conflicto comercial y han deteriorado una de las relaciones bilaterales más sólidas del mundo.

Mientras Trudeau y Trump se reunían, empezaba a las afueras de la capital estadounidense la cuarta ronda de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC). Han pasado casi dos meses desde el inicio del proceso y se ha llegado a una fase crucial: hasta dónde está dispuesto a llegar la Administración republicana en su voluntad de retocar un acuerdo que considera un “desastre” y cuánto se plegarán Canadá y México ante las demandas de EE UU. El pacto, en vigor desde 1994, acabó con los aranceles en el comercio de bienes y servicios entre los tres países. Y multiplicó el volumen y el valor de los intercambios entre los tres países.

Junto a Trudeau, Trump aseguró en el Despacho Oval que un acuerdo sobre el TLC es posible. Pero insistió en que tiene que ser “justo” y avanzó que, si no se logra, dará por “terminado” el tratado. El presidente de EE UU también sostuvo que podría imaginarse llegar a un pacto de libre comercio bilateral con Canadá o México si las negociaciones tripartitas fracasan. “Es posible que no podamos llegar a un acuerdo con uno o con otro, pero llegaremos a un acuerdo con uno”, añadió Trump. Antes de la firma del TLC, el mayor tratado de libre cambio del mundo, EE UU y Canadá tenían un acuerdo bilateral desde finales de la década de los ochenta.

“Continuo creyendo en el TLC”, aclaró el primer ministro canadiense tras la reunión tras una semana marcada por los tiras y afloja a cuenta de las duras condiciones que Washington ultima para esta ronda de negociaciones. Pero, preguntado por un posible acuerdo bilateral, Trudeau no lo descartó: “Estamos listos para cualquier cosa […] Todo es posible”, replicó. El jefe de Gobierno canadiense visitará México el jueves y el viernes. Por otra parte, Trudeau explicó que le comunicó a su homólogo estadounidense su “desacuerdo vehemente” respecto a la penalización a Bombardier y subrayó que supone un “bloqueo” a cualquier compra canadiense al gigante estadounidense Boeing.

El pulso por el TLC y sus consecuencias geopolíticas son un termómetro de la presidencia de Trump. El magnate inmobiliario hizo del proteccionismo una bandera de su campaña electoral, rompiendo un dogma del Partido Republicano. Combinando populismo y aislacionismo, Trump culpa al libre comercio de la pérdida de empleos industriales en EE UU, que han migrado a países, como México, con costes más bajos. Esas críticas son compartidas por el sector más izquierdista del Partido Demócrata.

Al inicio de la cuarta ronda de renegociación del TLCAN —que ha arrancado este miércoles en Washington—, EE UU anunció que extendía dos días más, hasta el próximo martes, las reuniones. La prórroga revela los escollos en la negociación después de que Washington haya acrecentado sus demandas en asuntos como los requisitos en los coches producidos. También ha amenazado con imponer una cláusula de terminación del acuerdo y cambios drásticos al sistema de resolución de controversias. Pero la Cámara de Comercio estadounidense ha calificado algunas de las propuestas de “píldoras envenenadas”. La prioridad de EE UU es rebajar su déficit comercial con México, de 64.000 millones de dólares. Muchos economistas subrayan, no obstante, que este déficit no es ni positivo ni negativo para la primera potencia mundial: simplemente refleja la ausencia de ahorro de los agentes económicos estadounidenses.

Al poco de llegar a la Casa Blanca, en enero, el republicano canceló la entrada de Washington al TPP, el acuerdo comercial que iba a unir a EE UU con otros 11 países del Pacífico. Y en abril, Trump estuvo a punto de sacar del TLC. La presión de su propio sector privado —que vería muy dificultadas sus operaciones en dos mercados clave— y de Trudeau y del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, lo impidió. El presidente estadounidense accedió entonces a abrir un proceso de renegociación pero bajo advertencias constantes y colocando a los otros dos países a la defensiva.

En sus nueve meses en el poder, Trump ha cedido en algunas de sus iniciativas más rupturistas. A diferencia de lo que afirmó antes de tomar posesión, ha apoyado la cláusula de defensa colectiva de la OTAN y la integridad territorial de China. En otros asuntos, sin embargo, no ha virado. Ha retirado a EE UU del Acuerdo de París contra el cambio climático y ha sugerido que podría hacer lo mismo con el pacto nuclear con Irán.

Trudeau trata ahora de alejar a Trump de su furia proteccionista. Es su antítesisen las formas: joven y conciliador. Y en el fondo: defiende el multilateralismo, la multiculturalidad y el medioambiente. El primer ministro, que tras su paso por EE UU viaja a México, enfatizó ante el presidente estadounidense que Canadá es su primer mercado de exportaciones y que, a diferencia de México, no es culpable de su fuga de empleos. “Canadá no es el problema”, subrayó en la víspera la ministra de Exteriores, Chrystia Freeland, que lidera la delegación de su país en la renegociación del TLC.

Canadá y México son el segundo y tercer socio comercial de EE UU, solo por detrás de China. Ambos confían en que Trump tenga en cuenta esa realidad antes de aventurarse a cambios drásticos. Pero el presidente, necesitado de ofrecer victorias a su electorado, da pocas muestras de flexibilidad. “Pienso que el TLC deberá ser terminado, si queremos hacerlo favorable para nosotros”, dijo en una entrevista a la revista Forbes, publicada el martes.

La otra incógnita es si Trump cederá en el contencioso por Bombardier, que se une a otro sobre comercio de madera. El Departamento de Comercio amplió el pasado viernes, hasta el 300%, la propuesta de arancel a la importación de los aviones CSeries de la firma canadiense. El castigo, que se anunciará definitivamente en diciembre, responde a una denuncia de la estadounidense Boeing que alega que su rival se benefició injustamente de unos subsidios que le permitieron vender esos aviones a menor coste a la aerolínea Delta. El Gobierno canadiense, junto a Bombardier, considera infundada la denuncia y ha amenazado con cancelar un pedido multimillonario de 18 cazas de combate a Boeing.

Fuente (El País)

Continue Reading
Click to comment

Deja un comentario

destacados

COLEGIO RÉPSAMEN TENIA SEGURO DE 20 MIL PESOS POR ALUMNO

Published

on

El Colegio Rébsamen, donde murieron 19 niños y 7 adultos tras el sismo, tenía contratado un seguro de vida contra “accidentes personales” el cual cubría hasta 20 mil pesos la muerte de un alumno.

Este seguro ya fue reclamado por familiares de ocho víctimas y fue contratado con Inbursa, quien lo dio a conocer en una conferencia de prensa de Carlos Slim.

“Lo que nos va reclamando se va pagando y van ocho casos”, aseguró un directivo de la compañía ante los cuestionamientos.

“Lo contrató la escuela, es una póliza normal en el mercado, de accidentes escolares; muchas escuelas contratan este tipo de seguros, desde luego no está enfocado a cubrir la muerte en caso de una tragedia como ésta”, explicó el director general de Grupo Financiero Inbursa, Javier Foncerrada Izquierdo, de acuerdo con el diario Reforma.

El seguro fue contratado apenas el 12 de septiembre pasado, siete días antes del sismo de magnitud 7.1 que provocó el colapso el colegio, de acuerdo con el periódico El Financiero.

Mónica García Villegas, dueña del Colegio Rébsamen obtuvo este fin de semana una suspensión provisional contra una posible detención y contra la exhibición de sus datos por parte de las autoridades de la Ciudad de México.

 

ANIMAL POLÍTICO

 

Continue Reading

destacados

RECONSTRUIR CDMX LLEVARA 6 O 7 AÑOS: MANCERA (CON LAS MALETAS PARA LA PRESIDENCIA)

Published

on

El próximo jueves se cumplirá un mes del terremoto que sacudió al centro de México y que provocó más de 200 muertos en la capital, la mayor tragedia desde el sismo de 1985. Miguel Ángel Mancera (Ciudad de México, 1961), jefe de Gobierno de la ciudad, recibió a EL PAÍS a última hora de la tarde del jueves, visiblemente cansado. Durante una hora reflexiona sobre la gestión de la crisis, no exenta de críticas, y el futuro de la urbe. Aunque insiste en que ahora su prioridad es desarrollar el plan de reconstrucción, admite que sigue aspirando a optar a la presidencia del país el próximo año, algo que ya no podrá hacer como independiente, sino bajo el paraguas del Frente Ciudadano por México, la coalición creada por el PAN, el PRD y el Movimiento Ciudadano.

Pregunta. ¿Qué lecciones deja este terremoto?

Respuesta. Es indispensable que la Ciudad de México siga reforzando sus normas en materia de construcción. Que se siga tomando conciencia de que vivimos en una ciudad sísmica, que enfrenta retos importantes y que es casi un living lab [un banco de pruebas reales]. Hay que prepararse constantemente. La ciudad tiene que estar evolucionando y avanzando sistemáticamente.

P. ¿Por qué no se le vio sobre el terreno los días posteriores al terremoto?

R. Fui a sitios, pero lo hice de manera discreta. No lo hice mediático, porque eso no le gusta a la gente. Si yo llego, conmigo lo hace un aparato de seguridad e interfieres. No voy a llegar con un pico y una pala. El protocolo de seguridad me exige coordinar desde el C-5. No busqué salir en los medios, creo que no era el momento de ganar protagonismo. Cuando hablé con los familiares de las víctimas del edificio de Álvaro Obregón busqué no hacerlo en la zona cero, porque suponía entorpecer las labores que se estaban haciendo. Lo volvería a hacer así.

P. Para recibir la ayuda del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), las familias deben estar catalogadas en “pobreza patrimonial”. ¿No dejará esto a muchos sin ayuda?

R. La Ciudad de México no está recibiendo ayuda del Fonden. Nos mandarán 500 millones de pesos [más de 26 millones de dólares] para atender instalaciones deportivas, de agua e inmuebles culturales. En la parte de ayudas inmediatas, no ha llegado nada. En apoyos a reconstrucción y vivienda, tampoco.

P. ¿Por qué?

R. El planteamiento que hice con Hacienda fue muy sencillo. Si nos van a decir que tienen que ser viviendas de 40 metros y que estén en la línea de pobreza que cataloga la Sedesol [Secretaria de Desarrollo Social], no le van a dar a nadie. Ni siquiera en las zonas rurales. El Gobierno federal tiene que hacer un esfuerzo extraordinario para que veamos una reconstrucción bien planeada. La Ciudad de México no debe hacer una reconstrucción sobre las rodillas. El Fonden no será la solución para la Ciudad de México. Hay que pensar en otro esquema.

P. El terremoto se produjo cuando tenía las maletas hechas para dejar la jefatura de Gobierno. ¿Cómo afecta a sus aspiraciones presidenciales?

R. Se guardaron las maletas. Teníamos el planteamiento de presentar una candidatura independiente, con muchas asociaciones, pero yo no puedo dejar ahora la Ciudad de México. Tengo que presentar el plan de reconstrucción.

P. Pero las maletas siguen hechas. ¿Sus aspiraciones han cambiado?

R. La aspiración no ha cambiado, pero no estoy pensando en las maletas. Ahora sí voy a estar saliendo constantemente a la calle porque hay que estar verificando edificios, ver al comité de demoliciones… Son muchas cosas que tienen que hacerse con mucho cuidado.

P. La ley le da hasta el 31 de diciembre para dejar el cargo. ¿Cómo dejaría tranquilo la ciudad?

R. Con un plan de reconstrucción claro, que será a seis o siete años. Va a rebasar al siguiente Gobierno. Hay que diseñar una estrategia fiscal y dar un plazo a la gente, de unos seis años, para que los edificios inseguros se vuelvan seguros. El 31 de diciembre debe estar listo el plan, que no haya gente fuera de sus casas en inmuebles con averías menores. Que la ciudad tenga tranquilidad.

P. La única oportunidad de optar a la candidatura presidencial es con el Frente Ciudadano por México. ¿Qué opina de ese frente?

R. El reto es que exista una coalición porque el frente es político, pero no electoral.

P. ¿De verdad cree que no es electoral?

R. No es electoral por la definición de la norma. Está planteado de 2017 a 2024. No está delimitado por un tiempo electoral, tiene que ir más allá, no te sirve solo para 2018. Debe servir para una conducción de Gobierno, reúne causas y propósitos. Por eso se dice que no es electoral.

P. ¿Por qué no se ha presentado el proyecto del frente? ¿No va un poco tarde?

R. Hay un esbozo de proyecto. El frente habla de un Gobierno de coalición que busca atacar diversos temas: salarios, energía, el campo. Se va a lograr no teniendo un presidente que sea el dueño de todo, sino con un presidente que tenga un jefe de Gabinete con pesos y contrapesos. Se debe aterrizar a un programa de Gobierno con líneas y metas en cada caso. Morena tendrá un presidente que dirá si es de día o de noche, y nadie le va a poder discutir. Probablemente, va a gobernar con decretos, porque un Congreso que salga de una competencia de cuartos o de tercios estará dividido y se necesitarán alianzas.

P. En su caso, ¿se ve como presidente o como jefe de Gabinete, esa especie de primer ministro?

R. Me gustaría estar en la presidencia. Pero me interesa construir. También veo a la Ciudad de México en un Gobierno de coalición. Lo que menos le conviene a la ciudad es que siga en esta estrategia. Yo tengo un Congreso dividido y se ha tenido que hacer un Gobierno de coalición allí dentro.

P. ¿Cómo cree que afectará al frente la salida de Margarita Zavala?

R. Hasta ahora indica que hay una división en el PAN que sí le quita un porcentaje. Pero el frente sigue bien las mediciones, sigue siendo altamente competitivo, incluso sin la participación de Margarita Zavala.

P. El frente puede tener un proyecto para los próximos años, pero aún no ha aclarado cómo elegirá al candidato presidencial. ¿Cómo cree que debe ser ese proceso?

R. Tendríamos que pensar en un método democrático. Se ha planteado que puede ser una elección abierta. No estoy en desacuerdo. Y que ahí se mida. Y entonces que se apoye a quien resulte ganador.

P. ¿La candidatura presidencial está entre Ricardo Anaya y usted?

R. No descarto también a Rafael Moreno Valle o el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles. O quien se vaya a anotar en los próximos días.

P. Anaya le aventaja en las encuestas. ¿Qué necesita para revertir esto?

R. Primero, ver qué encuesta es. Segundo, esperar.

 

EL PAIS

Continue Reading

destacados

#ENTERATE: CARLES PUIGDEMONT NO ACLARO SI PROCLAMO LA INDEPENDENCIA DE CATALUÑA

Published

on

El presidente de la Generalitat Carles Puigdemont no aclara, en su respuesta al requerimiento de Mariano Rajoy, si declaró la independencia en el pleno Parlament del martes. En la misiva, que han avanzado Catalunya Ràdio y RAC1, Puigdemont se limita a adjuntar diferentes documentos, como la Ley del Referéndum o el informe sobre las cargas policiales del 1 de octubre. Puigdemont defiende la senda de diálogo y recuerda que dejó “en suspensión” la declaración de independencia para abrir un proceso, “de dos meses”, para intentar llegar a un acuerdo con el Ejecutivo central. En la carta, de cuatro páginas, el president pide a Rajoy una reunión para llegar a acuerdos y que acabe la “represión contra el pueblo y el Gobierno de Cataluña”.

En un tono conciliador, Puigdemont insiste, en que la “prioridad” de su Gobierno es “buscar con toda la intensidad la vía de diálogo”. “Queremos hablar, como lo hacen las democracias consolidadas”, añade. En este sentido, apunta que la “suspensión” de la declaración de independencia el pasado martes es una muestra de la “firme voluntad de encontrar una solución y no el enfrentamiento”. El presidente catalán ofrece un plazo de dos meses para abrir “un camino de negociación”, que incluya otros actores, como mediadores.

Pero la carta tampoco explica qué sucedería si transcurrido este periodo el Ejecutivo catalán no recibe muestras de voluntad de diálogo por parte de La Moncloa. Más explícito ha sido posteriormente el consejero de Interior Joaquim Forn, quien ha subrayado que si durante estos dos meses no se logra un proceso de dialogante, se declarará la independencia. “El president ha dicho que tenia un mandato surgido de los resultados del 1 de octubre. Si en estos dos meses el diálogo no es correspondido, el siguiente paso será este”, ha asegurado en una entrevista a Catalunya Ràdio.

“La situación que vivimos es de tal trascendencia que exige respuestas y soluciones políticas que estén a la altura”, considera el president en el escrito y le recuerda que el pasado 10 de octubre planteó “una oferta sincera de diálogo”. “No lo hice como una demostración de debilidad sino como una propuesta honesta para encontrar una solución a la relación entre el Estado español y Cataluña, que lleva bloqueada desde hace muchos años”.

No obstante, Puigdemont aprovecha la carta para lanzar dos propuestas. Por un lado, que se detenga “la represión” contra la ciudadanía catalana –en referencia a las cargas policiales del pasado 1 de octubre durante la celebración del referéndum independentista– y contra el Govern, por las querellas y la intervención de las cuentas. El jefe del Ejecutivo catalán menciona que precisamente este lunes declaran como imputados por sedición en la Audiencia Nacional los dos líderes de las entidades soberanistas, Asamblea Nacional Catalana y Òmnium, porque se les considera los organizadores de las protestas contra la intervención de las cuentas de la Generalitat el pasado 20 de septiembre. También está citado por sedición el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, al que la Guardia Civil considera “totalmente involucrado en el proceso soberanista” por la suspuesta inacción a la hora de impedir el voto el pasado 1 de octubre. El escrito también pone como ejemplos de esta “represión” el cierre de páginas web o las detenciones de altos cargos de la Generalitat.

La segunda de las propuestas lanzadas por Puigdemont está relacionada con la oferta de diálogo y solicita a Rajoy “lo antes posible” una reunión para “poder explorar los primeros acuerdos”. “No dejemos que se deteriore más la situación. Con buena voluntad, reconociendo el problema y mirándolo de cara, estoy seguro que pòdemos encontrar el camino de la solución”, añade el presidente catalán.

Al final de la carta, con fecha de este lunes, Puigdemont advierte que su oferta de diálogo no es compatible con las intervenciones policiales, judiciales o administrativas al entorno soberanista. “Nuestra propuesta de diálogo es sincera, pese a todo lo ocurrido, pero lógicamente es incompatible con el actual clima de creciente represión y amenaza”, afirmo.

Continue Reading

Populares del Mes

Copyright © 2017 Que Todo Chetumal Se Entere.

A %d blogueros les gusta esto: