#Opinión El presidente Enrique Peña Nieto ofrece un mensaje ante el peor momento de su administración

1490

Ya se había anunciado desde el día de ayer, Peña Nieto daría un importante mensaje hoy por la tarde en la Residencia Oficial de los Pinos ante un pueblo que vive en la incertidumbre y con un enojo social por los malos manejos de esta administración, que ha llevado a un mega gasolinazo y a las futuras alzas de los precios en otros productos básicos.

Y como no hay plazo que no se cumpla, llego la hora (tarde, ya que el mensaje estaba programado para las 12 del día), el presidente Peña inició con su tan esperado discurso. En el, intentó dar un mensaje de conciliación, llamando a la unidad y a la concordia en “estos momentos difíciles”, claro, deseándonos a todos los mexicanos un feliz y prospero año nuevo.

Se anunció dos cambios en su gabinete, el primero fue el de la Secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu Salinas, sustituida por Luis Videgaray, ex Secretario de Hacienda y Crédito Público. El segundo, la Secretaría de Cultura estará a cargo de María Cristina García Cepeda.

Pero el tema que más importa, el tema que nos afecta como mexicanos que es el brutal incremento a los precios de las gasolinas fue tomado con un cierto tono de ironía por nuestro “señor presidente”, mencionando que “comparte la molestia” de los mexicanos, pero que era una decisión necesaria.

Mencionó que este incremento no es por culpa de la reforma energética, mencionó que es una medida responsable y se debe al incremento internacional del precio de la gasolina. Mencionó también que es una medida para “estabilizar” la economía de nuestro país, ya que de no hacerlo el costo sería mucho peor.

Quizás lo que se le ha olvidado al “señor presidente” es que cuando anunciaba con bombos y platillos su mal llamada Reforma Energética, prometió ante los mexicanos “no mas gasolinazos”, ya que su actual reforma nos ayudaría a soportar  este incremento a los precios del petróleo a nivel internacional, lo cual no solo no fue cierto sino que hoy parece que el presidente sufrió un “lapsus brutus”,  ya que se le han olvidado todas esas falsas promesas.

Este es la punta del iceberg, es la gota que derramó el vaso. El descontento social incrementa cada vez más, teniendo protestas en la mayoría de los estados de nuestro país, con gente tomando gasolineras, gente gritando al aire “fuera Peña”, y por otro lado un gobierno que prefiere sus privilegios al bienestar nacional, que se dice “preocupado” por la economía del mexicano pero no hace nada para demostrarlo.

En fin, en estos días veremos la reacción del mexicano, ya que a esta administración aun le queda un año de “joder” a México.

¿Usted que opina?




Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: