LOPEZ OBRADOR Y SUS 18 PUNTOS DE VENTAJA: VAMOS POR LA CUARTA TRANSFORMACIÓN DE MÉXICO

166

López Obrador: “La corrupción antes del 1 de julio no me importa mucho”
El líder de la izquierda dijo que no quiere venganza y definió su llegada al poder como “una transformación similar a la Independencia, la Reforma y la Revolución…Pero sin violencia”
REUTERS
El candidato a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, salvó la noche del jueves una de las pruebas más duras de la campaña al someterse durante una hora y media a las preguntas de siete periodistas de la cadena Televisa. La entrevista, sin embargo, discurrió por el camino de la cordialidad en la que otrora fuera la empresa más vilipendiada por el tabasqueño.

Lo que podía ser una silla eléctrica para el líder en las encuestas pareció la silla presidencial tanto en el fondo como en las formas dispensadas. López Obrador mostró su rostro más conciliador e incluso se disculpó con uno de los periodistas cuando, dijo, le alzó la voz.

Obrador, de 65 años, citó en varias ocasiones a Benito Juárez, puso como ejemplo de gobierno su gestión al frente de la Ciudad de México y reveló que la violencia, que alcanza cifras récord de homicidios, es lo que más le preocupa. Un asunto que abordará con coordinación policial y atacando la pobreza.

El combate a la corrupción, otro de sus ejes de campaña, ocupó gran parte de su intervención e insistió en que será implacable desde el primer día. “Hasta mis adversarios saben que soy terco y necio contra la corrupción. Pero no vamos a fallar, vamos a mejorar la imagen de Mexico en el extranjero porque es una vergüenza que seamos el país más corrupto de América”.

En la línea de su discurso reconciliador defendió que en materia de corrupción lo que haya pasado antes del 1 de julio (día de las elecciones) “no me importa mucho”. “Quiero mirar hacia adelante y no anclarme en la persecución. No impulsaré nuevos procesos pero tampoco frenaré los que están en marcha”, matizó. Entre las investigaciones que abiertas Obrador citó la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y la corrupción de la constructora Odebrecht.

En lo económico definió su programa como de libre mercado, con un banco central independiente y libre fluctuación para el peso. Obrador recalcó también en que no habrá expropiaciones y se centrará en el consumo interno. “Vamos a dejar de comprar en el extranjero (…) lo que consumimos. Es una vergüenza que el maíz sea originario de México y seamos el país que más maíz compra del mundo” criticó.

Sobre la dimensión histórica de su llegada al poder, Obrador, que lo intenta por tercera ocasión, reiteró que no buscará la reelección y que el proceso de transformación que encabeza “es tan importante como la Independencia, la Reforma y la Revolución…Pero sin violencia”. Como parte troncal de esa transformación que impulsa el candidato de Morena incluyó la derogación de las reformas energética y educativa.

Una de las grandes cuestiones para los comicios del 1 de julio es si su partido logrará una mayoría en el Congreso que se lo permita. Desde 1997 ningún presidente ha gobernado con mayoría absoluta cuando el PRI perdió esta ventaja en el gobierno de Ernesto Zedillo. Según Obrador “llevará tiempo” concretar su planes de transformación pero a mediados de sexenio, en 2021, espera “tener listo el marco jurídico para lograrlo”.

Durante la entrevista se refirió al enfrentamiento que sostiene con algunos de los grandes empresarios del país. El líder de la izquierda mexicana insistió en que su proyecto político “se enfrenta a una mafia”, en referencia al Consejo Mexicano de Negocios (CMN) cuyas empresas emplean —según sus cifras— a 1,5 millones de personas y quienes acusaron ayer a Obrador de injurias en un desplegado publicado en todos los periódicos del país. A todos ellos acusó de estar en campaña y de ser “traficantes de influencias”. “En México hay un grupo que se ha hecho inmensamente ricos a costa de sufrimiento de la gente” reiteró. “Como hizo Juárez al separar iglesia y Estado ahora hace falta separar el poder político del económico”, resumió.

Andrés Manuel López Obrador se refirió también a dos personajes cuya sombra pivota sobre su campaña: la lideresa sindical Elba Esther Gordillo, hoy en prisión domiciliaria acusada de corrupción, y el expresiente de Venezuela, Hugo Chávez. Sobre la primera dijo que “es corrupta” pero que fue utilizada. Sobre Chávez dijo que era una “calumnia” que lo compararan con él y que se trata de un personaje “polémico” al que nunca conoció. Aunque admitió que Venezuela era un “desastre” se resistió a llamarlo dictador a pesar de las preguntas del entrevistador.

Las últimas encuestas publicadas han vuelto a confirmar una ventaja de 18 puntos de López Obrador sobre el candidato conservador Ricardo Anaya, del PAN, y José Antonio Meade, del PRI. Ningún aspirante ha llegado nunca con una ventaja tan holgada en los sondeos a dos meses de las elecciones desde que se realizan encuestas y elecciones limpias en México.




Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: