Empresarios constructores leales a Borge y de Felix trataron de desestabilizar la Toma de Protesta del nuevo Comité Directivo de la CMIC en QuintanaRoo

EX BORGISTAS ARMAN ALBOROTO EN TOMA DE PROTESTA CMIC

252

Empresarios del ramo de la construcción afines a las administraciones de los dos gobernadores príistas que endeduaron a Quintana Roo, Félix González Canto y Roberto Jorge Ángulo, trataron de desestabilizar la Toma de Protesta del nuevo Comité Directivo de la CMIC en el Estado, celebrado en conocido hotel de la Capital del Estado.

Y es que propietarios de constructoras vinculadas con los gobiernos de corrupción, dos de estas pertenecen a los ex dirigentes CMIC; Pedro José Santos Huchín y Raúl Eliú Villanueva Argüelles, así como su camarilla de séquitos; Josué Osmany Palomo Hoil de Corporativo Fibroo, Diego Cortés Arzola, Mario Rivero Leal y Geovanni Antonio May Gómez de Geopeya Construcciones S.A de C.V. (éste último candidato a regidor en Othón P. Blanco por cuota de su “padrino Mario Rivero Leal), quienes se presentaron al inmueble en grupo durante el evento oficial y enviaron a sus infiltrados que fueron los que desplegaron mantas de protesta en un evidente acto intimidatorio y de chantaje.

En las mantas se leía un escrito el cual manifestaban exigencia de cambiar al titular del Instituto de Infraestructura Física Educativa en Quintana Roo (IFEQROO), por supuestos privilegios a empresas a locales en los contratos de construcción de escuelas.

Los 3 manifestantes estuvieron escasos dos minutos y se retiraron sin dar explicaciones ni detalles de sus inconformidades, mucho menos se identificaron.

Durante la irrupción los acompañaba una mujer que tampoco quiso identificarse y era ésta quien coordinaba y tomaba fotografías a los supuestos manifestantes, al parecer para informar sobre los cometido a su “jefe” o a quien los contratará para consumar dicha acción vil y cobarde.

Cabe resaltar que Raúl Villanueva Argüelles fue uno de los promotores de la repudiable acción y es conocido por su irresponsabilidad, falta de profesionalismo y de ética empresarial, así como su falta de capacidad en la ejecución de obras, tal y como sucedió con la malograda obra de remodelación de la Av. Héroes y el Mercado “Ignacio Manuel Altamirano”, ambas en Chetumal, los cuales fueron se convierten en obras emblemáticas, pero no precisamente por su calidad sino por pasa a ser clasificadas como los horrendos “elefantes blancos” que tanto daño le han hecho al presupuesto público y a la ciudadanía.

Comentarios

  • 9
  • 10
  • 9
  • 10
  • 9
  • 9.4

    Score

User Rating: 0 ( 0 Votes )



Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: